No hay excusas. Tú puedes salvar vidas.

¿Por qué donar? Porque tu decisión de convertirte en un donador de órganos y tejidos es el mayor acto de bondad que puede existir. Al decir sí a la donación de órganos y tejidos estás ayudando a aquellos en necesidad de una vida nueva.

Todos podemos ser donadores. Sin importar nuestra edad o nuestro estado de salud, todos podemos registrarnos como donadores. Al momento de obtener o renovar tu licencia de conducir o identificación estatal, te preguntarán si quieres registrarte como donante. Asegúrate de responder con un ¡sí! También te puedes inscribir en el registro llenando la forma en este sitio web. Lo más importante es que al tomar la decisión de regístrate ahora, liberas a tu familia de una carga menos (tomar la decisión por ti) cuando ya no estés aquí. Así que no olvides compartir tu decisión con ellos.

¿Sabías que tanto la Iglesia católica como las otras grandes religiones aceptan la donación de órganos?

Conoce más: